Traducir

Los Kjarkas


Los más grandes de entre los grandes, los músicos andinos que han llevado al folklore latinoamericano a lo más alto, son sin duda alguna Los Kjarkas, un grupo que revolucionó el arte musical andino hace ya casi 40 años y que a lo largo de toda una vida nos han deleitado con impagables obras maestras con mayúsculas. Y es que todo en Los Kjarkas es grandioso: es un gran grupo con grandes músicos, grandes composiciones y una gran historia, por él han pasado intérpretes y compositores de gran calibre, manteniendo siempre un núcleo familiar en torno a la familia Hermosa.



El nombre de Los Kjarkas viene de la palabra "Kharka", que en quechua quiere decir "temblor". Para muchos aficionados Los Kjarkas son desde luego el mejor conjunto de música andina que existe, y algunas de sus canciones tienen tanta calidad y belleza que a más de uno nos estremecen y precisamente nos hacen temblar...
Yo personalmente tuve la gran suerte de que este grupo viniera a Bilbao, mi ciudad, a ofrecer un concierto en una de sus giras por España y Europa, aún conservo como oro en paño la entrada.



Biografía

Los primigenios Kjarkas de los 60: Castel Hermosa, Édgar Villarroel, Gonzalo Hermosa y Wilson Hermosa.
Los Kjarkas se crearon en la ciudad boliviana de Capinota (Cochabamba) en 1965 de la mano de tres hermanos adolescentes de una misma familia: Castel Hermosa, Wilson Hermosa y Gonzalo Hermosa, este último sería el director artístico del conjunto durante toda su trayectoria, el cuarteto se completaría con Édgar Villarroel.
En principio se trataba de un grupo amateur que se dedicó a ir de pueblo en pueblo interpretando modestamente pequeñas piezas del folklore boliviano, que en aquel tiempo casi se limitaba a carnavalitos tradicionales, aunque también ampliaron su repertorio a las zambas argentinas, que por aquellos años estaban bastante de moda.

Alcides Mejía, Eddy Carpio, Élmer y Ulises Hermosa, y Toño Canelas
Este cuarteto no perduró, tras la muerte de la madre de E. Villarroel, Los Kjarkas pausaron su actividad. Sin embargo, nuevos familiares integraron y fortalecieron el grupo: el gran compositor y percusionista Ulises Hermosa y el hermano menor el célebre vocalista y charanguista Élmer Hermosa. Dirigidos por G. Hermosa, el trío se llamó Punchay, y más adelante se constituyó como quinteto de la mano de otros grandes nombres que nos ha dado el folklore andino: el vientista Alcides Mejía, el charanguista Eddy Carpio y el guitarrista Toño Canelas, a quienes conocemos de sus colaboraciones con otros grupos andinos.
Y así este conjunto aún no profesional siguió dando tumbos de fiesta en fiesta hasta que fueron ganando mucho prestigio, llegando incluso a representar a Bolivia en el Festival de Música Folklórica en Brasil en 1975.


De esta forma es a mediados de la década de los 70 cuando Los Kjarkas definen ya su constitución clásica, y en 1976 graban su primer álbum de estudio: Bolivia, con el sello mexicano de Heriba, donde destaca precisamente el grandioso huayño dedicado a Bolivia, que hoy en día se ha convertido casi en el segundo himno de este país.


En esta época se integran también Guillermo Ponce, el gran compositor Julio Lavayen tristemente fallecido el 7 de junio de 2013, el vientista Gastón GuardiaRamiro de la Zerda, quienes participan en el segundo trabajo del grupo: Kutimuy - Vuelve. Finalmente G. Hermosa pasa de ser mero director y compositor principal a formar parte real del grupo con su guitarra.
Durante los próximos años Los Kjarkas se convirtieron por méritos propios en el primer conjunto folklórico boliviano, obsequiándonos con auténticas joyas musicales de muchos quilates. Los hermanos Hermosa llegaron incluso a crear una escuela de música propia, llegando a promocionar un grupo amateur llamado Proyección-Kjarkas, embrión de la futura Proyección que ya conocemos, y que entre sus alumnos estaban Edwin Castellanos y Fernando Torrico, quienes se integrarían en Los Kjarkas a principios de los 80. Es precisamente esta formación la que para muchos supone la edad de esplendor de Los Kjarkas.

El quinteto de oro de Los Kjarkas: Edwin Castellanos, Élmer Hermosa, Gastón guardia, Ulises Hermosa y
Gonzalo Hermosa. Además del ausente Fernando Torrico.
La enorme fama y prestigio que iban atesorando Los Kjarkas pronto desbordó las fronteras de Bolivia, y sus canciones pronto fueron interpretadas por diversos países, especialmente por Latinoamérica, y más adelante por todo el mundo.


1984 es un año importantísimo en la historia de Los Kjarkas, pues el grupo es invitado para representar a Bolivia en el hoy extinguido Festival de la Música Popular del Mundo Yamaha en Japón en su edición número XV, en el que quedaron en un muy meritorio 10º puesto de entre más de 1800 participantes, de hecho, fueron con una de las mejores canciones andinas compuestas jamás: Florcita azul.


Sin duda es en esta década de los 80 donde Los Kjarkas desarrollan plenamente su gran talento a la hora de componer e interpretar sus grandes canciones, y es que la cantidad de obras maestras que sacaron en esta época dorada es prácticamente ilimitada e inigualable aún por ningún otro conjunto.


Pero a menudo el gran éxito trae consigo problemas, y Los Kjarkas tuvieron que hacer frente a uno particularmente grave en 1989, cuando un conjunto franco-brasileño llamado Kaoma sacó su famosa Lambada, que no era más que una variación de cumbia de la saya de G. y U. Hermosa Llorando se fue, afortunadamente Los Kjarkas ganaron el juicio contra Kaoma y fueron debidamente reparados.
Poco después, en 1992, Los Kjarkas sufrieron la gran pérdida de uno de sus pilares básicos: U. Hermosa, en su honor, Los Kjarkas grabaron el álbum Hermanos, con el tema central Tarajchi del propio U. Hermosa, una de las piezas andinas más conocidas.


En los años 90, se incorporaron al grupo Rolando Malpartida, Eduardo Yáñez, de nuevo Alcídes Mejía, Miguel Mengoa y José Luis Morales.
En contraposición, en 1995 Los Kjarkas sufren una importante escisión, E. Hermosa, G. Guardia, E. Castellanos y F. Torrico abandonan el grupo y fundan Pacha, que grabó un solitario disco y se volvió a desintegrar al año siguiente, retornando Élmer y Gastón a Los Kjarkas, mientras que E: Castellanos y F. Torrico fundarían aparte el dúo Tupay.


A pesar del evidente receso en la calidad de sus nuevas canciones, Los Kjarkas seguirían en la cúspide de la música folklórica boliviana.


Con el nuevo milenio a las puertas, Los Kjarkas se vuelven a nutrir de savia nueva, como el hijo de W. Hermosa Gonzalo Hermosa Jr., Lin Angulo, o el charanguista japonés Makoto Shishido.


En 2006 Los Kjarkas celebran su XXXV Aniversario con un nuevo trabajo musical, siendo éste el último álbum de estudio del grupo, con importantes cambios en el estilo musical respecto a la línea tradicional del conjunto.

Makoto Shishido ya conocía a Los Kjarkas desde niño, aquí con E. Castellanos y U. Hermosa.
Recientemente algunos de los hijos de Los Kjarkas han fundado un nuevo grupo musical llamado Ch'ila Jatun.

Gastón Guardia y Élmer Hermosa recogen galardones a su larga trayectoria musical.
.
.
Integrantes

Gonzalo Hermosa González es el segundo de los 8 hermanos Hermosa, nace en Capinota (Bolivia) el 2 de octubre de 1950.
Médico de profesión, es uno de los fundadores de Los Kjarkas allá por 1965, siendo desde siempre su director artístico, toca la guitarra con el grupo desde finales de los 70, a veces también canta distinguiéndose por su profunda y sentimental voz.
Padece una extraña enfermedad que le impide volar grandes distancias, por esta razón, Gonzalo se suele ausentar de las giras internacionales del grupo. Más recientemente se ha confirmado que G. Hermosa debido a su estado de salud ya no actuará más con Los Kjarkas, aunque seguirá siendo su director.
Así mismo es autor de alguna de las piezas más importantes y laureadas de Los Kjarkas, como Bolivia, Llorando se fue, etc.
.
Élmer Hermosa González es el menor de los hermanos Hermosa, nacido también en Capinota el 13 de noviembre de 1960, integró Los Kjarkas siendo apenas un niño desde finales de los 70.
Su impresionante y potente voz no tiene su igual en toda Bolivia, y gracias a ella las canciones de Los Kjarkas tienen una calidad añadida. Élmer también es compositor, como todos los miembros de Los Kjarkas, además toca el charango y el roncoco, una variedad del mismo más grande y por tanto de sonidos más graves.
Élmer fue invitado por el periodísta Jhon Arandia a su programa "Que no me pierda" de la cadena televisiva Red Uno, ahí presentó a sus hijos que se estaban iniciando también como cantantes, y confesó que padecía diabetes.

Ulises Hermosa González fue otro importantísimo miembro de la familia Kjarkas nacido en Capinota el 22 de febrero de 1954 que integró el grupo casi desde sus inicios.
Él es responsable de algunas de las mejores canciones de Los Kjarkas, pues tenía un talento innato a la hora de componer, quizás sus obras de mayor trascendencia sean El árbol de mi destino o Tarajchi, temas póstumos que se grabaron tras su muerte el 3 de abril de 1992 en Houston (EEUU) tras padecer leucemia.
También compuso junto con Gonzalo la famosa saya Llorando se fue, que más tarde fue plagiada.
Era el penúltimo de los hermanos Hermosa y estaba casado con Edith Fernández.
.
Gastón Guardia Bilbao es la voz del viento en Los Kjarkas desde que forma parte de ellos en 1980.
Nace un 26 de mayo, desconozco el año, es por supuesto compositor, en ocasiones también canta con una voz muy aguda, y como ya he indicado, ejecuta todo tipo de quenas y zampoñas. Él fue precisamente quien cantó el tema Llorando se fue.
Por suerte o casualidad, Gastón tiene ascendencia vasca, ya que su segundo apellido, Bilbao, es la ciudad más importante del País Vasco, que ¡casualidades de la vida! es donde vivo yo.
En este enlace podeis escuchar una entrevista suya.
Wilson Hermosa González era el hermano mayor de la familia. Nació en Capinota el 1 de junio de 1943 ó 1944 y fue uno de los fundadores de Los Kjarkas en 1965 junto con sus hermanos Gonzalo y Castel, además de E. Villarroel.
Acompañó al grupo en sus primeros años de existencia, pero a finales de los 70 abandonó Los Kjarkas y se dedicó a fabricar charangos, fue él quien ideó el roncoco, un charango de mayor tamaño que Élmer se encargaría de ejecutar.
Falleció de un derrame cerebral el 12 de febrero de 2008, tenía 4 hijos: Rosa, Gonzalo, Wilson y Moisés. Su hijo Gonzalo Hermosa Jr. también forma parte de Los Kjarkas desde 2005.


-->


Discografía
.
Los inicios (1976-1980)
.
Esta primera etapa se desarrolla desde los primeros trabajos del grupo hasta su consolidación en los años 80.
.
Bolivia es el primer disco de Los Kjarkas, grabado en México en 1976, con composiciones de G. Hermosa en su mayoría.
Ni qué decir tiene que hay que destacar el tema Bolivia, la primera gran joya que nos legó este grupo y que en mi opinión es uno de los mejores huayños que nunca se han hecho, en sus 5 minutos de duración podemos escuchar magníficos coros, una extraordinaria introducción de charango y dos excelentes interludios, con razón es casi un segundo himno para el país.
Siguiendo con los huayños de G. Hermosa debemos destacar otras obras realmente sensacionales, una de las más conocidas es Dejé mi querencia, un tema que trata del drama de la imigración y que ya interpretaron años atrás en diversos eventos.
Primer amor es otro excelente huayño del director esta vez romántico, que mantiene ese aire rural y tradicional que impregna todo el álbum, otra obra sensacional como todas las de este primer trabajo. Leyenda del amor es sin duda mi tema preferido de este álbum después de Bolivia claro, un bellísimo tema que mezcla el romanticismo con la mitología en una excelente e impresionante melodía con excelentes voces e instrumentos, y eso que E. Hermosa aún no cantaba en el grupo...
Dejando ya los huayños, G. Hermosa compuso también un kaluyo titulado Cutimuy, vuelve en quechua, que dio título al álbum siguiente, y que lo comentaré más adelante. Y también compuso un bailecito titulado Para cantarle a la patria, sin duda lo más flojo del disco.
Los Kjarkas incluyeron en este primer disco un tema de I. Quispe titulado Chilly, una estupenda tonada cacharpaya ancestral y muy folklórica que consiste en la repetición de una misma melodía pero ejecutada con diferentes instrumentos, al final de la canción el charango imprime un ritmo trepidante que rompe radicalmente con la ejecución suave anterior.
El gran vientista A. Mejía colabora también con su estupendo yaravi dedicado a la Pachamama, aunque quizá algo monótono, las melodías de quena son bastante correctas. Y el disco termina con una cacharpaya tradicional capinoteña titulada Cacharparihuay donde destaca la ejecución de la zampoña.
.
Kutimuy - Vuelve es el siguiente disco grabado en 1977 donde como he citado antes, destaca el tema Kutimuy, esta vez cantado por E. Hermosa con apenas 17 años, a diferencia de la versión anterior estrictamente instrumental, con lo que gana bastante en diversidad y por supuesto en calidad.
Siguiendo con los temas de G. Hermosa, encontramos una curiosa pero estupenda oración religiosa dirigida al Sol, titulada precisamente Tata Inti, aquí Los Kjarkas definen magníficamente bien el ritmo con un juego de zampoñas, mientras que E. Hermosa recita la plegaria a las fuerzas de la Naturaleza.
Camino de la montaña es una tonada que supone uno de los temas clásicos de Los Kjarkas, fue compuesta por los hermanos G. y U. Hermosa en lo que fue la primera colaboración de este último para con el grupo, es un excelente canto a la libertad y al amor, magníficos cantos de E. y U. Hermosa.
Killa wañuy es un aire de cueca del gran U. Hermosa que más adelante el grupo Altiplano la tradujo al español: Muerte de la Luna, y la ejecutó bastante mejor.
Manuel triste es un chuntunqui compuesto por G. Hermosa y el debutante J. Lavayen donde adivinamos una influencia de la Nueva Canción popularizada por grupos chilenos como Quilapayún o Inti-Illimani, narra una triste historia de un pobre trabajador llamado Manuel intercalando sentidos recitales con coros y melodías muy sentimentales. Ambos compositores también elaboraron un excelente tema instrumental titulado Antawara, que significa algo así como cielo al atardecer, motivo de gran calidad.
El ambiente cambia drásticamente con la cueca Debajo de la enrramada, un tema romántico y fiestero ambientado en Tarija y compuesto por G. Hermosa, de las piezas más conocidas de Los Kjarkas, fue también interpretado por el grupo Amaru.
El resto de temas resultan bastante irregulares, aunque creo justo mencionar un villancico de J. Lavayen y G. Hermosa titulado Burro villanciquero y ejecutado a ritmo de chuntunqui, totalmente instrumental.
.
Sueño milenario de los Andes es otro álbum de Los Kjarkas de 1977 que se reeditó también en 1978 y 1995, contiene hasta 21 temas, aunque algunos de ellos repetidos y reversionados.
Tatalitu es un chuntunqui instrumental de U. Hermosa bastante conocido y de gran calidad como casi todas sus obras, incluye cambios de ritmo y una excelente melodía de zampoñas y quenas.
Samay es una tonada de G. Hermosa que aunque aquí es otro tema instrumental, mucho más adelante le añadirían letra y la titularían A los 500 años, ya la comentaré en su respectivo disco.
Monte punku es un magnífico trote de G. Hermosa, de nuevo instrumental, y que más adelante lo perfeccionarían bastante más, su melodía de quena es especialmente brillante. Con Destino de mi pueblo, cantata también del director, hicieron lo mismo después, y es que pese a ser una buena composición, la interpretación en este disco deja mucho que desear.
Quizá lo mejor del álbum sea Ella es, un ameno y divertido huayño de G. Hermosa que de nuevo retocarían años después, y del que podemos disfrutar de la dulce voz de E. Hermosa y de la excelente introducción de zampoñas.
Procesión es un buen lamento de J. Lavayen bastante ancestral y ambientalista que nos transporta a un ambiente de montaña y soledad, acompañado además por distintos efectos sonoros. Y U. Hermosa dedica aquí una bella y triste composición titulada Funeral a Tupac Katari, uno de los guerreros incas que se opuso a la colonización española con mayor determinación, totalmente instrumental y lúgubre.
Y finalmente Padre Sol es una bella rogativa ancestral de G. Hermosa, con apenas acompañamiento instrumental, pero que cuenta con una melodía bastante variada y elaborada.
.
La época dorada (1980-1992)
.
La segunda etapa corresponde al esplendor del grupo, durante la década de los 80 hasta la pérdida de U. Hermosa en 1992.
.
Cóndor mallcu es un magnífico álbum de 1980 con el que se inician los mejores años del grupo.
El tema central, Cóndor mallcu, es uno de mis preferidos en toda la discografía de Los Kjarkas, un impresionante huayño mitológico de G. Hermosa dedicado al gran cóndor de los Andes, el tema está muy bien interpretado y la cálida voz de E. Hermosa le da al tema una calidad superior, obra maestra del folklore andino.
Aparte de esta obra impresionante, el disco está llemo de sorpresas y otras joyas. Una de ellas es Pequeño amor, un bello chuntunqui romántico de G. y U. Hermosa bastante conocido, y es que su aire melancólico y su versatilidad de frases y melodías hacen de éste otro tema verdaderamente soberbio.
El destino de mi pueblo es en realidad un tema repetido del disco anterior, pero lo quería citar aquí por estar mucho mejor interpretado, se trata de una cueca de G. Hermosa que tiene mucho en común con la Nueva Canción reivindicativa de años atrás, y que en esta ocasión reclama una salida al mar para Bolivia.
Por un sueño de amor es un tema romántico a ritmo de tonada y compuesto por U. Hermosa, que aquí solo la interpretan instrumentalmente, pero que en el siguiente disco le añadieron una magnífica letra que le hizo ganar enormemente en calidad y sentimiento.
Cuando llega el amor es otro chuntunqui romántico de G. Hermosa muy bien interpretado con la voz de E. Hermosa y unos extraordinarios coros del resto del conjunto, como siempre, la letra de la canción resulta excepcional y cargada de sentimiento.
G. Hermosa y J. Lavayen compusieron un huayño instrumental titulado Toyos, donde precisamente los toyos crean un precioso ambiente acompañando al resto de instrumentos, aún sin tener letra, se trata de un tema especialmente emotivo.
Y por último hay que resaltar la enorme calidad del motivo de los hermanos Hermosa Canten conmigo, un impresionante canto a la justicia social que denuncia las guerras y el hambre, pocas veces una pieza tan sencilla llega a comunicar tantas cosas llegando directamente al corazón.
.
Este no es un disco de Los Kjarkas propiamente dicho, sino de su director: Gonzalo Hermosa, fue grabado en 1980 y reeditado en 2003 y se titula Andrés Tierra y Sentimiento, lo acompañan antiguos integrantes de Los Kjarkas: Toño Canelas, Édgar Villarroel y G. Ponce. Recoge así mismo versiones del grupo grabadas ya años atrás, como KutimuyEn un abrilPara cantarle a la patria o Tarde aunque cantadas en solitario por el propio G. Hermosa.
También interpreta correctamente La amorosa palomita, tema que también interpretaron años atrás artistas como Z. Yugar o Savia Andina. Otro bailecito igualmente bello es Hermano minero, tema de corte clásico que recuerda mucho al estilo antiguo de Los Kjarkas, y que su autor recita unos impresionantes versos con un gran charango de fondo, para mi lo mejor del disco.
Todos los temas son de autoría de G. Hermosa, quien nos presenta otros tantos ya inéditos, como son las cuecas Si hoy te vasCampesina y Almas gemelas.  Y también dos polkas Las gaviotas y Escucha mi canto, especialmente bellas y melancólicas.
.
Desde el alma de mi pueblo es un disco de 1981 que en su día costó bastante encontrar.
Su tema central, Desde el alma de mi pueblo, es el enésimo huayño de G. Hermosa, quien esta vez compone una simpática pieza dedicada al porvenir del pueblo, el ritmo y la melodía resulta muy alegre, interrumpida por unos coros a capella que le dan un toque muy acertado de versatilidad.
Sunch'u t'ikitay es un huayño de U. Hermosa que aún sin ser muy conocido, supone otra pequeña joya que nos legaron Los Kjarkas, y es que sin saber lo que dice, U. Hermosa canta una dulcísima melodía íntegramente en quechua, la pieza recobra versatilidad con su interludio de zampoña.
Más conocida es En un abril, una cueca de G. Hermosa que pese a su fama, a mi no me gusta mucho, ya que resulta algo monótona, aunque eso si, la letra romántica está llena de significado.
Tierra de nostalgias es un bello huayño de U. Hermosa donde el autor canta a su patria con bastante sentimiento, es especialmente bella su introducción de quenas. Del mismo autor es Pachacamac, un buen trote mitológico dedicado a Pachacamac, una de las deidades veneradas por el Imperio Inca.
.
Canto a la mujer de mi pueblo es uno de los mejores discos de Los Kjarkas, grabado en 1981, nos obsequia con una serie de clásicos irrepetibles.
El propio chuntunqui Canto a la mujer de mi pueblo es una increible obra de los hermanos Hermosa cargada de romance y sentimiento, es un soberbio canto de amor a una bella joven en la que aún no ha despertado el amor, todo en esta canción es grandioso: su introducción de quena, la melodía pricipal cantada a coro y por E. Hermosa, y por supuesto su estribillo que llega a estremecer, tema totalmente fundamental en Los Kjarkas y en la música andina en general.
De una obra maestra a otra, de los mejores huayños que nunca se hayan hecho es Wa ya yay, de U. Hermosa, otra canción archiconocida de Los Kjarkas que desde luego rebosa calidad, fuerza y sentimiento, un inigualable canto a la tradición andina del que nunca nos cansaremos de cantar su estribillo que da título a la canción.
Desde luego hay que decir que en este disco Los Kjarkas estuvieron más que inspirados, otra de las joyas de él es sin duda Siempre he de adorarte, un gran chuntunqui de U. Hermosa en el que E. Hermosa canta una maravillosa letra románica acompañado de buenos coros y completando con interludios instrumentales.
Por un mundo nuevo es un nuevo huayño de G. Hermosa también muy bien construido e interpretado por E. Hermosa, sin obviar la espléndida introducción de quena de G. Guardia, todo ello con gran sentimiento.
Encontramos también aquí una de esas piezas que con el tiempo se han convertido en un clásico de la música andina en general: Phuru runas, un huayño de R. de la Zerda, el tema se ha versionado en innumerables ocasiones, y siendo esta original bastante buena, mi versión favorita es la que interpretó más adelante el grupo Sukay.
Otra gran obra de gran renombre y fama: Surimana, huayño de U. Hermosa que en quechua significa agua de rocío, la melodía se canta dos veces, una en quechua y otra en español por E. Hermosa, y que además destaca una estupenda introducción de guitarra, otro clásico de Los Kjarkas.
Y como no, citar a la célebre saya Llorando se fue de G. y U. Hermosa, esta vez cantada por G. Guardia primero en español y después en quechua, una pieza realmente bella y romántica cargada de sentimiento, brillante en su propia sencillez, y que años más tarde ya se encargaron unos brasileños en estropearla.

En vivo desde Europa es un álbum en vivo en París en 1982 donde Los Kjarkas recogen buena parte de sus éxitos anteriores y los vuelven a reinterpretar con más brío y calidad que las obras originales, lo que hace de este disco una auténtica joya en si, no obstante, también encontramos algún tema novedoso.
Uno de esos temas es Jocheo, de J. Lavayen, que años atrás había interpretado también Savia Andina. Palomita es una cueca de L. Rojas interpretado también por otros artistas, que que aquí Los Kjarkas también realizan un buen trabajo.
Y por último la Oración del pajarito es un motivo melancólico de J. Lavayen y G. Hermosa cargado de sentimiento y ejecutado a un ritmo muy suave, una pieza bastante bella que reinterpretarían más adelante.

Ese mismo año Los Kjarkas lanzan el recopilatorio Música boliviana.

Sol de los Andes es otro estupendo álbum de 1983 repleto de nuevo de maravillas de los hermanos Hermosa.
El propio tema central Sol de los Andes es un huayño de U. Hermosa que supone un hermoso canto dedicado a la cordillera andina por parte de un supuesto errante que vuelve a su hogar, pese a su innegable calidad, encontramos temas aún mejores en el disco.
Sin ir más lejos el primero: La ventana, todo un clásico a ritmo de chuntunqui también de U. Hermosa, es una de las piezas más conocidas y románticas de Los Kjarkas, especialmente el canto del estribillo. Otro chuntunqui muy similar del mismo autor es Niña mía, para mi lo mejor del disco dada su gran cantidad de matices y frases, con cantos e interludios auténticamente maravillosos, y por si fuera poco un increible recitativo de G. Hermosa para rematar esta obra maestra. Algo menor pero también excelente es Muchacha de alas blancas, otro fantástico chuntunqui que mezcla el romanticismo con un canto de libertad.
Cambiándo la temática encontramos una excelente e igualmente famosa morenada dedicada a Oruro, obra esta vez de G. Hermosa y cantada por G. Guardia, dedicada a los amores de carnaval de esta célebre ciudad. Otro tema inteesante es Ch'ulla, una saya de E. Castellanos que supone su primera colaboración para con Los Kjarkas, el tema romántico es cantado por E. Hermosa en quechua y español y cuenta con un excelente acompañamiento de percusión y zampoñas.
Y como colofón encotramos una de esas canciones de profundas raíces folklóricas y tradicionales, Chapara, totalmente instrumental a ritmo de huayño compuesto por U. Hermosa, totalmente magistral pero que se aleja bastante del nuevo estilo romántico del grupo por aquellos años.

Pueblos perdidos es un disco de 1984 donde de nuevo encontramos un tema central del mismo título: Pueblos perdidos, un chuntunqui de U. Hermosa que trata sobre el porvenir y el destino de los pueblos andinos, con un resultado algo irregular.
En este disco destacan mucho más otras joyas, quizá la mejor de ellas sea Florcita azul, un increible trote de U. Hermosa que fue interpretado en el XV Festival de la Canción del Mundo Yamaha en Japón, quedando en el 10º lugar, es un motivo cargado de fuerza y sentimiento por la tierra andina donde se personifica el amor en una flor azul, además de la melodia principal cantada por E. Hermosa hay que resaltar el recital de G. Hermosa a mitad de la canción, es una obra maestra indiscutible de toda la música andina.
El resto del álbum no da demasiado más de si. Resaltar quizá Flor de Potosí, un alegre y ameno huayño de G. Hermosa donde destaca el acompañamiento de charango. Y Con la puerta cerrada, una correcta cueca romántica de E. Castellanos.
También es bastante correcto el trote de U. Hermosa Pasiones en tropel, totalmente instrumental, donde el charango y las zampoñas interpretan excelentes melodías a un ritmo trepidante.

Tras el éxito en el festival de Yamaha, al año siguiente en 1985 Los Kjarkas graban el álbum Desde Japón, aunque el disco se grabó en Cochabamba, como casi todos los de aquella época.
Volvemos a encontrar otra buena colección de joyas. Empezando por Jiyaway zambita, un maravilloso huayño de U. Hermosa, cantado como siempre por E. Hermosa en quechua y español, es un buen tema romántico que cuenta con unos interludios de zampoña muy correctos, y un final trepidante a golpe de tamboril sencillamente genial.
Una de las innumerables virtudes de Los Kjarkas es que todas sus canciones son de cosecha propia, aunque en este caso grabaron un huayño de J. Ferrufino bastante conocido y popular titulado Viva Cochabamba, interpretado por infinidad de grupos folklóricos, y que aquí Los Kjarkas realizan la suya propia de forma más que correcta.
K'oya mamay es otro gran tema ya propio compuesto de U. Hermosa a ritmo de cueca donde de nuevo Los Kjarkas cantan en honor de la libertad y la prosperidad, con un tema muy completo y complejo que cuenta con numerosos y bellos matices, tema no muy conocido pero de gran calidad en el trabajo de Los Kjarkas. Otra excelente cueca del mismo autor es Muchacha de ojos tristes, cargada de fuerza y energía donde destaca especialmente el estribillo cantado a coro, espectacular.
Se vuelve a dedicar una emotiva canción al cacique inca Tupac Katari, esta vez de mano del debutante F. Torrico, totalmente instrumental pero cargado de emotividad y sentimiento. María amanecer y Alborada de amor son las otras composiciones de F. Torrico en este disco, la última destaca por su trepidante ritmo de huayño y por supuesto su extraordinaria melodía.
Pequeña aymarita es una bella tonada de U. Hermosa cantada con mucha dulzura a coro como se adivina en su título, muy romántica y sentimental. Y G. Guardia compone su primera canción para Los Kjarkas: Illapas, un trepidante trote instrumental de contrastada fuerza interpretativa y calidad.

El amor y la libertad es otro disco de Los Kjarkas ya de 1987 donde el grupo sigue siendo fiel a su estilo, dando lugar de nuevo a un puñado de joyas.
Como el tema central El amor y la libertad, un huayño de G. Hermosa cantado por su hermano E. Hermosa que con su magnífica voz le da un toque de sentimiento y calidad añadida al tema, un estupendo canto al amor y la libertad como reza el título al que hay que prestar atención a sus mensajes, espléndida.
Más joyas: Mi Santa Cruz es un carnaval de nuevo de G. Hermosa dedicado a la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra y bastante famoso, espléndidamente cantada por E. Hermosa como siempre, destaca su original estribillo y su espléndido interludio posterior cantado por el autor. Las ciudades de Tarija y Sucre también es homenajeadas por Los Kjarkas en este disco a ritmo de tonada y cueca respectivamente.
Al final es otro gran clásico de Los Kjarkas, también de G. Hermosa y a ritmo de taquirari, esta canción, como muchas otras de la época, define perfectamente el estilo único del grupo en esta época en la que modernizaron mucho el folklore boliviano para interpretar con él temas románticos de gran calidad, como es este caso. El canto a la libertad fue otra seña de identidad del grupo, como se adivina en la polka Contra el viento de G. Hermosa, un poema cargado de mensaje social.
Los Kjarkas incluyeron aquí una saya de E. Castellanos titulada Recuerdos, cantada por E. Hermosa, de nuevo bastante romántica y aderezada con un muy correcto interludio de quena. Pero para tema romántico clásico debemos citar Tiempo al tiempo, una excelente tonada de los hermanos Hermosa donde encontramos una amplia gama de ritmos, matices y frases, incluido un magnífico interludio de zampoñas y pos supuesto su maravilloso estribillo.
Y por último también es destacable la tonada de E. Castellanos Dejarás, un nuevo tema romántico cantado como siempre por E. Hermosa y aderezado con un correcto interludio de zampoña, tema muy sentimental y emotivo.

Chuquiagu Marka es un álbum de 1988 donde Los Kjarkas rinden un gran homenaje a la ciudad capitalina de La Paz, llamada en quechua Chuquiagu Marka, un fantástico huayño de los hermanos Hermosa caragado de amor y sentimiento a la capital andina que duerme a los pies del nevado Illimani y que sin duda supuso un enorme hito en la historia del grupo, los cantos de E. Hermosa y los interludios de zampoña dan a la canción una calidad de enorme dimensión.
Pero en este disco encontramos otras aportaciones de enorme calidad, una de ellas es sin duda Sin ella, un chuntunqui romántico donde de nuevo E. Hermosa nos emociona con esta composición de E. Castellanos, de nuevo con sentimiento y emotividad sin iguales, más si cabe con la voz de E. Hermosa y su increible estribillo, sospecho que muchos bolivianos se enamoraron con esta canción en su día.
Los Kjarkas echan una mirada a sus orígenes y U. Hermosa compone la tonada Requiem para un pueblo dedicada a Capinota, de donde son originarios los hermanos Hermosa, y que de nuevo supone una canción de enorme envergadura, con sus fantásticos coros que gritan por un pueblo y una cultura que no quieren ni deben desaparecer, solo amando la tierra así se pueden hacer este tipo de canciones. Siguiendo más o menos la misma temática, aunque con un aire distinto pero igualmente efectista, podemos degustar de Latinoamérica, un huayño patriótico de G. Hermosa donde se ensalza al continente sudamericano con gran ímpetu y sentimiento.
Ya tema romántico es El picaflor, un espléndido kantu de E. Castellanos muy bien cantado por E. Hermosa quien canta sus penas para con el desamor, otro gran clásico de Los Kjarkas excelentemente compuesto e interpretado.
Y Yuyariway urpi es un excelente pasacalle de U. Hermosa también bastante conocido y cantado esta vez por F. Torrico en quechua y español, quien también contaba con una excelente voz, otro excelente tema sentimental que habla del desamor y que cuenta con un excelente interludio de zampoña muy bien ejecutado por G. Guardia.
El disco se completa con otro par de formidables huayños románticos muy sentimentales: Quiero saber de U. Hermosa, y Libre al viento de F. Torrico, ambos muy similares pero de innegable calidad, con melodías cargadas de sentimiento.

Génesis aymara es un disco de 1989 que cuenta con un curioso tema central, Génesis aymara, un kantu ancestral y arcaico de G. Hermosa cantado a capella y que se ensalzan los orígenes de la cultura aymara.
Pero aparte de este toque ancestral, es ineludible reparar en uno de los mejores tinkus que se han hecho nunca: Imillitay, una simpática y sensacional obra de U. Hermosa, con un estribillo es sencillamente genial, y aunque E. Hermosa lo cante en quechua estoy seguro de que todos los fans de la música andina en general se lo saben de memoria, sin duda alguna otro gran hito musical de Los Kjarkas.
Otra barbaridad de canción por su calidad musical y su fuerza interpretativa es desde luego Son tantas noches, uno de los mejores chuntunquis románticos que también realizaron Los Kjarkas, esta vez de E. Castellanos, donde también es muy recordado el formidable estribillo cantado por E. Hermosa.
Bajando ya un poco el listón, pro mantieniéndolo indudablemente alto, Los Kjarkas interpretan otro de sus clásicos: Solo, un chuntunqui de U. Hermosa que como se adivina en su título, E. Hermosa canta a la soledad que causa el desamor con una inusual alegría, su estribillo es igualmente célebre y conocido.
Cómo olvidarte es un hermoso chuntunqui romántico compuesto e interpretado por U. Hermosa que cuenta con un excelente estribillo cantado por E. Hermosa, un tema muy dulce e igualmente sentimental, de gran calidad. Un tema muy similar y también hermoso es Paloma blanca, una tonada de G. Guardia que cuenta con un potente estribillo y magníficas melodías de zampoña y cantos de su autor.
Por mi mala suerte es un pasacalle compuesto y cantado por F. Torrico donde se vuelve a tratar el tema de la ruptura sentimental, aunque sea un motivo correcto, no es de tanta calidad como los anteriores.
Por último Los Kjarkas homenajean otras dos canciones bolivianas: Beni y especialmente Ciudad del Alto a ritmo de cullaguada.

Ch'uwa yaku (Agua clara) es un disco de 1989 donde Los Kjarkas renuncian a uno de sus puntos fuertes: el canto, es el único álbum del grupo donde todos sus temas son instrumentales, algunos de ellos repetidos. Aunque la calidad global del este trabajo es menor a los anteriores, aún mantiene un nivel bastante aceptable.
El tema central Ch'uwa yacu es un huayño de F. Torrico bastante correcto en el que destaca la ejecución del charango y su acompañamiento para las frases de quena.
Pero si hay que destacar un tema aquí sin duda hay que reparar en Tarajchi, un famosísimo chuntunqui de U. Hermosa interpretado por tantos y tantos artistas andinos y que cuenta con una bellísima melodía de quena muy sentimental y profunda, y que sirvió más adelante para que Los Kjarkas le añadieran una letra maravillosa cuando el gran U. Hermosa falleció, su extraordinaria calidad le ha valido para ser una de las mejores piezas andinas que se han compuesto en toda la historia.
Chili Marka es otro chuntunqui también de U. Hermosa de contrastada calidad donde de nuevo la quena ejecuta una melodía bastante bella acompañada por el charango. Y Yawar masis creo que es el único sanjuanito que han grabado Los Kjarkas, esta vez de la mano de F. Torrico, y que como casi todos los de su género es bastante alegre y correcto.
El resto de temas acusan bastante la ausencia de la gran voz de E. Hermosa y no destacan precisamente por su calidad.

Ese mismo año Los Kjarkas lanzan además un recopilatorio titulado Lo mejor I, y al año siguiente repiten con Lo mejor II.

Los Andes... descubrió su rostro milenario es un álbum de 1990 donde Los Kjarkas vuelven a cantar y levantar su nivel artístico.
Para mi el gran tema de este trabajo es sin duda Santusay, una espléndida y sentimental tonada de U. Hermosa cantada por F. Torrico que cuenta con una profunda y desgarradora melodía cantada en aymara y un espléndido estribillo cantado a coro.
Otro excelente tema también muy conocido por el público es sin duda Señora, su hija, un huayño bastante picantón y gracioso de U. Hermosa cantado por G. Guardia que va dirigido a una futura eventual suegra con cuya hija el autor quiere casarse, muy alegre y original.
También alegre aunque no ya tan impetuosa es la saya Duele de E. Castellanos y donde volvemos a disfrutar de la cálida voz de E. Hermosa cantando temas románticos con un buen acompañamiento de zampoñas.
Todo me habla de ti supone un nuevo clásico romántico que Los Kjarkas convirtieron en un estilo tan comercial pero con indudable calidad, es un chuntunqui de U. Hermosa que cuenta con una letra muy sentimental y es especialmente brillante y recordado su estribillo.
Los Kjarkas rinden así mismo un buen homenaje a la ciudad de Tupiza, a ritmo de tonada cantada y compuesta por G. Hermosa, se ve que con mucho cariño y alegría, con alma de fiesta. Aún más alegre resulta ser el huayño Jilguero flores, otro tema bastante picante y simpático donde E. Hermosa canta las vivencias de lo que se suele conocer como un picaflor.

En 1991 Los Kjarkas interpretaron algunos de sus más célebres éxitos al estilo moderno de tecno, y los recogieron en el álbum Tecno Kjarkas donde el grupo realiza una arriesgada y extravagante apuesta por interpretar la música andina con ritmos e instrumentos totalmente moderonos y occidentales.
Este disco, por tanto, no se puede considerar de música andina, tampoco es exactamente un disco recopilatorio, puesto que los temas aquí interpretados distan mucho de las versiones originales que grabaron en su día. Además encontramos un tema inédito titulado No podré saber, que los Hermosa compusieron con ayuda de un japonés llamado Kawashima, y que desde luego si que tiene un aire oriental.
Existen dos ediciones de este disco, en una de ellas aparece también un tema inédito titulado Pasar por el camino, totalmente instrumental y bastante ambientalista, también con estilo algo japonés que a mi personalmente me gusta bastante, pero insisto en que este disco dista mucho de ser andino propiamente dicho.
.
El árbol de mi destino es un magnífico álbum de 1992 donde evidentemente hay que destacar su tema principal El árbol de mi destino, un magnífico chuntunqui de U. Hermosa quien grabaría con Los Kjarkas su último disco justo antes de fallecer, E. Hermosa canta aquí los sueños frustrados guardados en un árbol en lo que supone un gran poema de su autor, canción totalmente ineludible en la historia de Los Kjarkas.
Vivir junto a ti es sin duda otra joya que nos lega este disco, un kantu de G. Guardia cantado también por él y que con su aguda y dulce voz imbulle en el tema mucho sentimiento, especialmente bello es su estribillo.
E. Hermosa compuso y cantó aquí un huayño bastante fiestero y alegre titulado Dulce cumpañera que no obstante peca un poco de vulgar, algo que más adelante haría resentirse la calidad del repertorio del grupo, pero que aún se mantendría a bastante buen nivel.
F. Torrico por su parte compuso la fantástica saya Mi samba mi negra, muy alegre y bailable como toda saya que se precie y que trata de los romances que inspiran las bailarinas de los carnavales, tema muy correcto.
Mi pecado es un bailecito compuesto por G. Hermosa en el que aún manteniendo un nivel aceptable, se empieza a notar el desgaste de componer una y otra vez temas románticos con el mismo patrón, aunque éste destaca especialmente por su canto a tres voces.

Ese mismo año también editan dos recopilatorios: Lo mejor y Lo mejor III.
.
Etapa post-Ulises (1993-actual)
.
La última etapa transcurre desde la muerte de U. Hermosa hasta el día de hoy. En general, en esta etapa apreciamos un cierto receso en la calidad general de las composiciones, aunque aún podemos encontrar algunos temas realmente brillantes, se confirma además un alejamiento del folklore tradicional en aras de un neofolklore más actual y comercial, con el romanticismo como temática general.
.
Hermanos es un álbum de 1993 donde Los Kjarkas rinden un sentido tributo al ya desparecido U. Hermosa con su maravilloso Tarajchi / Hermanos, que en este caso G. Hermosa le añade una maravillosa letra dedicada obviamente a U. Hermosa, adquiriendo la pieza así una nueva dimensión, un magnífico canto de adiós para uno de los mejores compositores que ha dado Bolivia al mundo.
El otro gran tema de este disco es sin duda otro gran clásico inolvidable del grupo: Ave de cristal, uno de los mejores chuntunquis que se han hecho nunca que canta como no al desamor, oir a E. Hermosa recitar este maravilloso tema es toda una experiencia, más aún si se escucha en un concierto en directo, en los que esta pieza es casi obligada.
El futuro dúo Tupay de F. Torrico y E. Castellanos componen un par de piezas interesantes: la alegre y pegadiza saya Negrita, bastante amena y romántica, y la morenada Los morenos, quizá algo vulgar pero igualmente resultona.
Papá estrella es una canción póstuma de U. Hermosa bastante bella y emotiva que gana aún más con los cantos de E. Hermosa y un niño que no sé quién será, pero que desde luego lo hace bastante bien.
G. Hermosa compone aquí de nuevo un extraordinario huayño titulado Sabe Dios cuánto te quiero, un tema de nuevo romántico embellecido por los extraordinarios coros del grupo, que siempre se ha caracterizado por tener tenores de gran calidad.
Y otro tema destacable es el chuntunqui de E. Castellanos No temas enamorarte, cantado por F. Torrico, con el que ya apuntaran maneras en el estilo del futuro dúo Tupay.

Ese mismo año Los Kjarkas lanzan un nuevo recopilatorio: Lo mejor IV.

A los 500 años es un nuevo disco de 1994 donde destaca su tema central A los 500 años, un nuevo chuntunqui de G. Hermosa donde su autor canta las injusticias que se cometieron en el continente americano tras la llegada de los europeos en el siglo XV, una temática esta de contenido social que últimamente Los Kjarkas habían dejado aparcada.
Una canción no muy conocida pero que para mi tiene una enorme calidad es el gran huayño de F. Torrico titulado Ukhamampi munataxa, cantado en quechua por él mismo y que desde luego adivinamos una melodía extraordinariamente dulce y emotiva, aunque yo personalmente desconozco el significado de la misma, su calidad y sentimiento es indiscutible.
Volviendo como siempre al romanticismo debemos citar el kantu de G. Hermosa Difícil de olvidar, donde E. Hermosa canta a un amor abandonado y lo personaliza en un barco errante, una canción muy simpática y emotiva de gran nivel.
E. Castellanos y F. Torrico seguían mostrando su talento con la saya, en este caso con El ritmo negro, dedicada a los Yungas, un pueblo que habita en las selvas de montaña de los Andes, y también se hace mención al origen de la saya boliviana: un mestizaje musical que introdujeron los esclavos traidos de África por los antiguos colonizadores.
Los hermanos Hermosa compusieron el kaluyo Amarte siempre que a pesar de ser una buena composición quizá le falte algo de fuerza interpretativa, algo que a la postre haría languidecer el talento del grupo, y es que el tiempo pasa factura a todos.
Los dos últimos temas del álbum vuelven a hacer hincapié en el mensaje social: Niños de América es una tonada póstuma del gran U. Hermosa que clama por el porvenir de América en manos de los niños, cabe destacar su gran emotivo estribillo. Y Sueño de los Andes es un magnífico tinku de F. Torrico donde el grupo retoma tímidamente el estilo folklórico tradicional algo perdido en esos años.

Ese mismo año Los Kjarkas lanzan un disco colectivo con Savia Andina titulado Instrumentales inolvidables.

Quiquin... Pacha es un disco de 1995 en el que E. Castellanos, F. Torrico, E. Hermosa y G. Guardia forman el grupo Pacha aparentmente como continuación de Los Kjarkas, y grabaron este disco que en otras ediciones se tituló Por un mundo nuevo, no obstante se trata de un álbum recopilatorio que no ofrece nada nuevo, aunque sirvió como trampolín para que E. Castellanos y F. Torrico abandonaran Los Kjarkas tras más de 10 años de colaboración y marcharan a EEUU, donde formarían el dúo Tupay.
Por su parte, Los Kjarkas se reconstituyeron al año siguiente y volvieron a grabar su música, esta vez con una formación renovada con R. Malpartida y M. Mengoa que vinieron de Proyección, más E. Yáñez, J. I. Morales y la colaboración puntual de uno de los fundadores de Los Kjarkas primigenios que por aquel entonces había dejado su profunda huella en Savia Andina y Sukay: el vientista A. Mejía.

En 1996 Los Kjarkas lanzan un recopilatorio titulado Instrumental-Bolivia.
.
Por siempre... es un disco de 1997 que se grabó en directo en el Hotel Presidente y se hizo un vídeo de él. Con tantas idas y venidas de los últimos años, se aprecia en este trabajo un serio desgaste de Los Kjarkas, que presentan aquí composiciones de G. Hermosa que giran peligrosamente a lo vulgar y pachanguero.
Encontramos dos chuntunquis: Mi gran amor es un nuevo tema romántico bastante correcto y sentimental muy bien interpretado por E. Hermosa que cuenta con un extraordinario estribillo. El otro chuntunqui es el irregular Hombre equivocado.
De nuevo las sayas mantienen un correcto nivel de calidad: La Saya sensual es una original y alegre composición dode destaca el acompañamiento del charango y su estupenda melodía. Y la Saya morena es la única composición de G. Guardia, tema muy bailable y lleno de energía.
Ay corazón es el tema del disco que más me convence, se trata de un carnavalito romántico con una interesante introducción de charango y una magnífica melodía principal cantada brillantemente por E. Hermosa.
La pícara es una de las canciones más famosas del grupo, que la canta en casi todos sus conciertos, es una tonada algo subida de tono, aunque reconozco que es bastante pegadiza y alegre, no destaca precisamente por su calidad.
Por último destacar la colaboración de la cantautora Eva Ayllón en el taquirari Perdóname, cantado a dúo con E. Hermosa, pese a que el tema es algo insustancial.

Ese mismo año Los Kjarkas lanzan dos recopilatorios: Lo mejor de... y Sentimiento andino.

El líder de los humildes es un fantástico trabajo de 1998 en el que Los Kjarkas remontan muchos enteros en calidad.
El tema principal El líder de los humildes es una maravillosa cueca que clama contra los abusos de los poderosos contra la clase obrera y pobre, una canción cargada de mensaje social interpretada por G. Hermosa.
Siguiendo con la temática social, Los Kjarkas nos presentan un gran tema ecologista compuesto por los hermanos Hermosa: El último amanecer, quizá la única toba que ha hecho el grupo, su resultado es brillante, un mensaje de reivindicación cantado a coro en el que se hace una defensa de la Naturaleza profetizando su destrucción.
Otro gran tema del disco es la tremenda saya de G. Hermosa Wayoea, un gran tema dedicado a la clase baja de los Yungas donde se resalta su alegría para bailar, particularmente bellos son los coros iniciales tarareando el título de la saya. Otra saya muy interesante es la Saya de San Andrés, compuesta por G. Hermosa y G. Guardia, que desde luego está llena de alegría y emoción, tema muy bailable y pegadizo, como la mayoría de las buenas sayas.
Los Kjarkas presentan también un trepidante y alegre tinku titulado Mi sueño mejor, compuesto por G. Guardia, quien incluyó un magnífico acompañamiento de zampoñas que se intercala perfectamente con los cantos románticos de E. Hermosa.
Ya a un ritmo mucho más suave Los Kjarkas interpretan La mujer que llegó, un precioso kantu de G. Hermosa donde volvemos a disfrutar de un gran acompañamiento instrumental a la voz de E. Hermosa, quien canta maravillosamente la difícil melodía del tema, y digo difícil porque cuenta con numerosas notas largas que cantadas por otro intérprete seguramente llegarían a chirriar.
Al partir es otro tema póstumo de U. Hermosa bastante romántico y sentimental en el que destaca su formidable estribillo cantado a coro y de nuevo un excelente acompañamiento instrumental, tema tierno y bello donde los halla. Pensando en ti es un huayño de G. Hermosa de muy similares características donde de nuevo E. Hermosa lo embellece enormemente.
Y por último el kaluyo también de G. Hermosa Lágrimas en tu mejilla completa este gran disco de Los Kjarkas con un sentido canto de amor de su director aderezado con un buen interludio de quenas.

Que no muera la tradición I y II son dos discos de 1998 y 1999 respectivamente que recogen una serie de temas folklóricos tradicionales que se interpretan para animar las fiestas de carnaval.
Debo decir sin ningún reparo que son dos álbumes pésimos en los que Los Kjarkas se olvidan de componer y simplemente se limitan a interpretar una serie de interminables y larguísimos temas totalmente pachangueros y vulgares carentes de ninguna calidad.
No me molesto en comentar ninguna de las canciones, ya que todas ellas son horribles en mi opinión, reservadas solo para tontear en las fiestas de carnaval.

También en 1999 Los Kjarkas graban un concierto titulado El evento folklórico del siglo.

Los Kjarkas entran en el siglo XXI con este álbum Kaluyos y pasacalles en el año 2000 dode ya se hace muy evidente el peso de los años en el grupo, con una serie de temas bastante vulgares en general y donde se hecha de menos el sentimiento y la fuerza de años atrás. Quizá esto se deba a que la mayoría de los temas no son de composición propia.
Quizá lo mejor del disco sea Pampa palomita, un huayño de T. Vargas donde aún adivinamos la frescura del conjunto a la hora de interpretar temas alegres como este, especialmente correcto el estribillo.
Flor aiquileña es otro huayño esta vez de W. Camacho donde incluyen una buena introducción e interludio de charango, y la buena melodía es excelentemente cantada por E. Hermosa.
Cintita celestita es un tema tradicional del Potosí donde Los Kjarkas hacen gala de su talento para cantar en coro, aunque la canción se hace un tanto repetitiva por su innecesaria larga duración.
Verde limoncito es un kaluyo de M. Butrón bastante famoso y bien interpretado por E. Hermosa como siempre, aunque de nuevo la calidad del tema es bastante irregular y su duración excesiva. Y Yo que creí es un tema propio de Los Kjarkas, de los pocos que encontramos en el álbum, también algo flojo y que sigue con el mismo ritmo monótono de todos los temas del mismo.

Lección de vida es un álbum de 2001 donde Los Kjarkas esta vez si que nos obsequian con temas nuevos de su propia cosecha, lo que hace que su calidad aumente considerablemente respecto al disco anterior.
El tema central Lección de vida es un alegre y simpático huayño de G. Hermosa que trata de los desamores que nos da la vida, cuenta con una excelente introducción de zampoñas y una melodía y letra bastante acertada.
La vecina es una tonada chapaca también de G. Hermosa que recuerda bastante a La pícara, bastante cómica y picantona, muy alegre y apropiada para las fiestas.
Saya afrodisíaca es una saya que nos han legado Los Kjarkas, de nuevo una alegre y romántica pieza muy bien cantada por E. Hermosa y acompañado de excelentes frases de zampoña y coros. Otra saya para mi aún mejor es La promesa, fantástica composición de G. Guardia que para mi es lo mejor del disco, cargada de fuerza, alegría y sentimiento, especialmente bueno es el estribillo, cantado a coro sin más acompañamiento que la percusión, totalmente brillante.
Los Kjarkas incluyeron aquí otro tema póstumo de U. Hermosa titulado Te llevas todo amor, donde se adivina el talento sin igual de su creador a la hora de componer temas románticos cargados de sentimiento, además de su bonita letra, la canción cuenta a demás con una maravillosa instrumentación.
El disco presenta también una morenada titulada Viva Villazón, dedicada precisamente a la villa homónima situada en el departamento de Potosí y fronteriza con Argentina, también un motivo muy alegre y festivo, cantado esta vez a coro.
Y por último Hola soy yo es un trote incáico de G. Hermosa también bastante brillante por su fuerza interpretativa y calidad de sus melodías, tanto los cantos de E. Hermosa como por su interludio de quena especialmente bueno.

En 2001 Los Kjarkas grabaron un disco de villancicos titulado Navidad en los Andes, donde el tema principal Navidad andina es estrictamente instrumental, con melodías eso si de buena calidad incluyendo además efectos sonoros de pajarillos y ovejas.
Pero exceptuando este tema y alguno que otro repetido, el resto de canciones no dan mucho de si. Destacar un poco quizás Estrella de Belén por su alta popularidad en Bolivia, Aleluya, otro correcto villancico bastante más alegre y festivo, y por último Navidad en el campo, cantado por un coro de niños que sin ánimo de faltar, no lo hacen muy bien, aunque pese a ello se adivina que la melodía tiene mucha calidad.

2001 es un año donde además Los Kjarkas lanzan multitud de recopilatorios: Le cantan al amor, Fiesta boliviana, 30 años solo se vive una vez, De colección II y La leyenda viva de la música de los Andes.
.
Cuecas y bailecitos es un álbum de 2002 titulado también Que no muera la tradición IV, de nuevo bastante flojo, con temas cada vez más insustanciales.
Los Kjarkas presentan aquí hasta tres Selecciones de bailecitos, cada una consta de tres bailecitos enganchados, en general bastante malos, exceptuando un poco el tercer enganchado que incluye los bailecitos de Arbolito de durazno, Te prometí y Juro amarte.
Ódiame es otro bailecito que ya había sido interpretado por Proyección años atrás y compuesto por R. Shaw, que en realidad se titula Triste es el quererte.
El resto del disco, como ya he indicado, es muy flojo y carece de calidad.

En 2006 Los Kjarkas conmemoran sus 35 años con este disco de estudio, donde se hacen notar bastante las nuevas incorporaciones de jóvenes talentos al grupo: Makoto Shishido, Lin Angulo o Gonzalo Hermosa Jr.
Pese a que a muchos no gustó mucho este nuevo estilo, en mi opinión personal presentan aquí una serie de temas interesantes. Uno de ellos es el kantu Munask'echay, un bellísimo canto en quechua de E. Hermosa que mezcla ancestralidad con modernidad, tema muy bello en cualquier caso.
Creo que el mejor tema del álbum es Kamanchaca, a ritmo de toba y compuesta por los hermamos Hermosa como casi todos los temas, este está dedicado a las madres que hacen descubrir el mundo andino a sus hijos, tema muy alegre y de gran calidad.
Tuna papita es un alegre tinku donde además de disfrutar de unos bellos coros adivinamos también una excelente instrumentación, especialmente en la introducción, y que además incluye pausas rítmicas que embellecen bastante el tema en su totalidad.
G. Guardia compone y canta un tema en este disco titulado Loco por ti, una cullaguada muy dulce y bella en la que su autor interpreta con bastante sentimiento, también es muy adecuado el ritmo de la canción y por supuesto su melodía.
Una de las canciones que más gustó al público aquí fue Fría, un taquirari romántico hecho para el lucimiento de E. Hermosa, cuya voz e interpretación siguen siendo de primera, especialmente recordado es su gran estribillo.
Un tema especialmente bello y sentimental es Canción para mi hija, una composición de G. Hermosa cantada por él mismo que sorprende por su increible letra y la dulzura con la que la canta, cargada de sentimiento y mensaje de cariño para con su hija.

40 años después es el último disco de Los Kjarkas que acaban de grabar en 2012 en conmemoración a su larga vida artística, no obstante no se trata de un recopilatorio como suele hacerse en estos casos, sino un disco de estudio con todos sus temas nuevos.

EN CONSTRUCCIÓN

16 comentarios:

  1. EN REALIDAD ES UN HONOR MI KERIDO AMIGO INGRESAR AL PARAISO DE TUS CONOCIMIENTOS DE LA MUSICA LATINOAMERICANA. POR CIERTO EN CADA PARRAFO DE HISTORIA Q ESCRIBES SE ENCUENTRA EL SENTIMIENTO Q OFRECES A NUESTRA MUSICA Y Q SE RETRIBUYE CON NUESTRA GRAN ADMIRACION MI ESTIMADO IGORHP.RECIBE UN ABRAZO FRATERNO DESDE LIMA PERU. Y SEGURO CON TU ESFUERZO PODRAS COMPLETAR ESTE HERMOSO BLOG Y NOSTROS PODER DELEITARNOS CN LOS PAISAJES MUSICALES DEL SENTIMIENTO LATINOAMERICANO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nacho, si no me equivoco eres Nacho Bahsky, forero andino a quien le pasaba los midis de Savia Andina que yo hacía, me alegra saber de ti y saber que te gusta mi blog, que sepas que eres más que bienvenido.

      Eliminar
  2. POR FAVOR PARA CUANDO ESPERAMOS EN REALIDAD EL ALBUM 40 AÑOS DORADOS PARA EL 2014? NO MANCHEN CUATES

    ResponderEliminar
  3. El disco ya salio ¿ valio la espera ? siiiiii!

    ResponderEliminar
  4. Hola, no si a visto que en Youtube estan disponibles entrevista con julio Lavayen Frias que habla de los primeros tiempos de Kjarkas. Es bastante interesante.
    http://www.youtube.com/watch?v=4dUNS5fYndg

    ResponderEliminar
  5. Viernes 17 de mayo de 2013 se presentaron en el coliseo del Colegio Champañat. Un concierto fuera de serie. Feliz porque mi hijo mayor me regalo dos entradas, fui con mi esposo. Lo disfrute de comienzo a fin. Sin palabras como se lucieron. Gracias Kjarkas por brindarnos su hermosa música. Los admiro.

    ResponderEliminar
  6. Me olvidé mencionar que el concierto se realizo en la ciudad sorpresa de Colombia, la hermosa ciudad de San Juan de Pasto, donde se celebran los mejores carnavales del país....Que pena con la cuña.

    ResponderEliminar
  7. INTERESANTE TU PAGINA, LLENA DE MUCHA POESIA, PERO ESO SI DEBO DE APORTAR ALGUNAS CORRECIONES. EL DISCO ANDRES TIERRA SENTIMIENTO SE GRABA EN 1976. CANTO A LA MUJER DE MI PUEBLO EN 1982, EL DISCO LOS KJARKAS DESDE EL JAPON SI SE LO GRABA EN JAPON CON UN EQUIPO TECNICO JAPONES Y SE LO REPLICA EN LA EMPRESA LAURO EN COCHABAMBA, DE AHI ES QUE SE PERCIBE UNA CALIDAD TECNICA DEL SONIDO MUY SUPERIOR A SU DISCO ANTERIOR PUEBLOS PERDIDOS.

    ResponderEliminar
  8. Ha fallecido el dia de ayer el que fuese el Refundador de Kjarkas, el maestro Julio Lavayen Frias, un maestro del charango que revoluciono el estilo musical del instrumento pasando del rasgueo a el acompañamiento con arpegios, punteos. Artistas como Ariel Villazón, Fernando Torrico y otros muchos que pudieron seguir sus pasos le deben a él su mayor influencia. Quienes ni siquiera supieron quien es el, dense una vueltita por youtube y algunos sites q iran actualizando informacion sobre su vida. Descansa en paz Maestro Julio Lavayen Frias.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la información dada de lo grandes de la música latinoamericana lo Kjarkas pero no veo biografia de los demás integrantes, por favor si pudieras proporcionarlo para ser unas fans completas. muchas gracias y que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  10. hola soy de Colombia y conocí de los kjarkas en el colegio por un maestro el cual me regalo un casete de tan bella música; sus voces son impresionantes y las composiciones impecables.Mil felicitaciones por toda la información y gratitud por compartirla.

    ResponderEliminar
  11. LA INFORMACION ESTA BUENISIMA SALVO ALGUNAS CRITICAS DE ALGUNOS ALBUNES ....LA CRITICA SOLO ES SINGULAR ...PERO...COMO CREE QUE RECIBIERON ESTAS HERMOSAS CANCIONES TODOS LOS SEGUIDORES?....COLOMBIA AH SE ME OLVIDA ESTA GRANDIOSA AGRUPACION TAMBIEN ESTUVO EL 18 DE MAYO DE 2013 EN IPIALES-NARIÑO...!!!!KJARKAS SON LOS MEJORES ¡¡¡

    ResponderEliminar
  12. ESTOY ENSEÑANDO EL VILLANCICO "ESTRELLA DE BELEN" PERO NO PUEDO CON LAS NOTAS EN GUITARRA PODRIAS AYUDARME POR FA?....ESPERO RESPUESTA EN MI CORREO SI FUERA POSIBLE patricia.eyraud@hotmail.com

    ResponderEliminar
  13. Hola, interesante tu información, pero te faltó mencionar la canción "para cantarle a mi patria" incluida en la primera placa, que para muchos (incluyéndome) es excelente. En el disco Cóndor Mallcu cabe destacar el instrumental "Lechehuayus", pues en los créditos figura Elmer como el único compositor (se siente la fuerza que le imprime al ronroco) y no se lo vuelve a mencionar en los créditos de ninguna otra canción hasta el disco "A los 500 años..." y el instrumental "Jochi Pintao" tiene un buen juego de zampoñas. El disco "Kutimuy" (al menos el que tengo) siempre me pareció una re-edición de los años 80 pues la calidad del sonido y las voces están bastante trabajadas a comparación del disco "Canto a la mujer de mi pueblo" el cual si suena bastante antiquísimo (por así decirlo). En el disco "Kutimuy" cabe destacar la virtuosidad de Julio Lavayen en todas las canciones, pues la interpretación del charango es formidable e irrepetible. El disco "Desde el Japón" si me parece editado en Japón pues trasciende la calidad en sonido de discos anteriores. No sabía la existencia de "Andrés Tierra y Sentimiento", trataré adquirirlo. Comparto mucho tus opiniones, después de "A los 500 años..." Bajaron mucho su calidad en composición e interpretación y fueron perdiendo notablemente su estilo, el querido "Wankara" instrumento tan difundido por Ulises fue reemplazado por la batería y el tambor electrónico, el agradable y armonioso bordoneo de la guitarra también fue sustituido por un bajo electrónico y las letras de las canciones tiran más para pachangueras y algunas hasta algo groseras, perdieron la poesía, la fuerza y la originalidad que los caracterizaba...

    ResponderEliminar
  14. MIS RESPETOS POR EL GRAN CONOCIMIENTO QUE TIENES SOBRE LOS KJARKAS Y ME GUSTO LA SINCERIDAD CON LA QUE OPINAS DE ALGUNOS DE LOS TRABAJOS DE LOS KJARKAS. GRACIAS POR TU BLOG.

    ResponderEliminar
  15. Sin duda Los Kjarkas son el pasaporte que abrio fronteras alrededor del mundo siendo los mejores embajadores de nuestro folklore. Los admiro mucho por la capacidad que tienen de interpretar los sentimientos que muchos de nosotros poseemos pero que no tenemos la capacidad innata de plasmarlos, ademas por la union y Fortaleza, trabajo conjunto y reflejo de respeto, humildad y trabajo. Gracias a Dios los genes perduran y por eso ya tenemos sus representantes que haran perdurar sus raices Ch’ila Jatun. A ti amigo te agradezco mucho por tu blog y tus conocimientos sobre su historia, gracias por educarnos. Saludos, Jacquie

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

Cargando...